January 31, 2006

Telebasura: hecha por y para una sociedad basura

Posted in Artículos y críticas at 10:58 am by dichoyhecho

Artículo de opinión. Por Isabel Pérez Galindo

Los piratas del siglo XXI, eso somos los periodistas, o al menos eso son los periodistas que trabajan en televisión desde la aparición de las cadenas privadas. Personas sin escrúpulos que, amparándonos en la mal llamada “profesionalidad”, buscamos nuestro tesoro que es la audiencia para repartírnosla en forma de dinero, sin tener en cuenta que, al caer en nuestras manos, podemos transformar tanto al dinero, como a la audiencia misma, en lo que queramos.

Siempre que nos preguntamos acerca de los responsables de la televisión que tenemos, la culpa recae o bien en los directivos y programadores de las cadenas, o bien en los telespectadores porque, según los mandamases, “se da al pueblo lo que quiere ver”.

¿Por qué nadie echa la culpa a los periodistas que se prestan a hacer ese tipo de programas?…quizá porque todo el mundo acepta que tiene un precio, y que es humano venderse por ese precio. Todo el mundo se pone en la piel de, por ejemplo, Javier Sardá, Patricia del “Diario de Patricia”, Mercedes Milá con sus reportajes en “Diario de…” y piensa que no puede criticarlo porque cualquiera haría lo mismo por tanto dinero. Pero, ¿y si nos negáramos, y si el dinero no moviera nuestras vidas… y si las clases de deontología profesional que estudiamos en la carrera no cayeran en el olvido?
Los periodistas que aceptamos hacer el trabajo que desprestigia la profesión somos en primea instancia los culpables de la tele basura. Ahora bien, seguramente, si los periodistas se negaran a hacer de basureros y se dedicaran a hacer periodismo, ya vendrá un basurero experto a hacer su propio trabajo, y así seguiremos teniendo televisión basura, y hablaremos, quizá sin fundamento, de intrusismo profesional. Nosotros declaramos que no creemos que sea intrusismo profesional lo que se dedica a hacer un concursante de Gran Hermano cuando consigue ser colaborador de un programa. Para opinar sobre la ropa, el maquillaje, la forma de hablar, el ex novio y las disputas personales de otra persona no hace falta ser periodista, cualquiera está capacitado para hacerlo… ese no es nuestro trabajo.

Este tipo de comportamiento, esta certidumbre, saber que si unos no hacen el trabajo sucio, ya lo hará otro, es lo que evidencia que, efectivamente, la tele basura sólo nace y sobrevive en una sociedad basura. Si por tele basura se define la televisión caracterizada por explotar el morbo, el sensacionalismo y el escándalo como palancas de atracción de la audiencia, por los protagonistas que coloca en primer plano y por el enfoque distorsionado al que recurre para tratar asuntos y personajes… no se aleja mucho de lo que la sociedad actual española de medios rurales y ciudades pequeñas es. Salvando numerosas excepciones, la mayoría de las personas en España, nos guste o no, es atraída por el morbo, el sensacionalismo y el escándalo; además, ¿qué español medio deja de juzgar a su vecino? La España escondida tras las cortinas de las ventanas para mirar sin ser visto ha evolucionado, el cotilleo ha entrado en el mundo de la globalización, ahora toda España tenemos a los vecinos de Gran Hermano, y SOFRES asegura que la mayoría del pueblo se interesa por sus vidas.
Tenemos la televisión que nos merecemos, somos periodistas-basura, programadores-basura y espectadores-basura. Programadores, periodistas y espectadores despreciamos los derechos fundamentales, los valores democráticos y los principios constitucionales como el honor, la intimidad y el respeto a la privacidad.

Uno de los desencadenantes de este tipo de sociedad en que vivimos es la desaparición de la conciencia recta, que pierde su batalla contra el dinero pasando a ser, en el mejor de los casos, laxa. En un mundo pos-moderno en que desaparecen los grandes metarrelatos, la fe en Dios o la fe en la razón dejan de ser instrumentos educacionales de una sociedad en decadencia, una sociedad que se reeduca a sí misma con sus deshechos. Una sociedad que mira la televisión para ver monstruos y situaciones insólitas, para entretenerse, para no realizar más esfuerzo mental que el estrictamente necesario. Al fin y al cabo, ya pensamos demasiado en el trabajo, en el colegio, en la universidad. Queremos no pensar, encendemos la televisión, y lo conseguimos… y mientras lo conseguimos no nos damos cuenta que esa televisión que a unos entretiene y a otros hace ricos, se está apoderando de nuestra sociedad. Nos gusta ver lo que hace el vecino, pero hasta que no apareció Tómbola no nos gritábamos insultos los unos a los otros. España hace eso, se han explotado los instintos más bajos del ser humano, y estos han tomado las riendas de la sociedad, media España insulta a la otra media. Lo penoso es que no sólo se oyen gritos en la tele… se oyen insultos en el parlamento, en los colegios, cada vez más en las casas… La guerra contra la violencia de género no saltó a los mass media por hacer un bien social, sino por hacer un poco más ricos a toda esta tribu de piratas.

Todos somos responsables de la tele basura, tanto quienes la vemos como quienes la hacemos. Aun así, como hubo quien se dio cuenta de que estaba viviendo en un vertedero, las televisiones firmaron acuerdos para proteger a los menores de residuos tóxicos. Algo se ha mejorado, desde la década de los noventa de canal 9, pionera en tele basura. Sin embargo, mientras en España se premie el insulto, la falta de respeto, la vulgaridad, no saldremos del vertedero, porque en España, como dice Alberto Fuguet en su libro Tinta Roja, “un hombre sin piernas no es un hombre, es un espectáculo”.

6 Comments »

  1. isap said,

    Una pequeña aclaración

    Perdón por recurrir al tan “trillado” tema de la telebasura. Este artículo nació en diciembre para un trabajo d ética y deontología profesional. Por tanto, las opiniones´que recoge no representan a todos los que formamos este blog, es una opinión personal e intransferible, jeje. Quizá es una ´visión demasiado catastrófica de nuestra sociedad, pero tras las clases de deontología profesional a las que tenía que acudir bajo el efecto de siete tilas (XDDD), pues nuestro sentido ético se agudizaba y no podía ver más que desastres en derredor. En fin, yo no sé si me vendería por 24000 euros/programa como Sardà, pero si lo hago, que alguien se acuerde de bajarme los pantalones públicamente… YO también he visto a Boris bajarse los pantalones.

  2. Leo said,

    Isa:

    Siento decirte que no estoy de acuerdo contigo, no podemos tildar a España de sociedad basura porque proliferen este tipo de espacios destinados a la “prensa del corazón”.

    En primer lugar, porque ni todos los periodistas, ni toda la audiencia forma parte de ese circo mediático.

    En segundo, porque la mayoría de telespectadores, periodistas etc. que están metidos en esa parafernalia no desprecia “los derechos fundamentales, los valores democráticos y los principios constitucionales como el honor, la intimidad y el respeto a la privacidad”.

    Voy a ser un poco crítica con tu artículo… Si no estás de acuerdo, siempre puedes censurarme y eliminar mi comentario😦

    Creo que es tremendamente injusto hacer ese tipo de generalizaciones. Y sobre todo y más importante, resulta desanozador para quien así piense. Estoy convencida de que no te terminas de creer tu propio artículo, no?

    No comparto las miradas catastrofistas a la sociedad de nuestros días: que si ya nada es lo que era, que si se han perdido los valores… ¿Y sabes lo que sucede? Que a lo largo de la historia, SIEMPRE se ha descrito a la sociedad del momento como una sociedad crítica, en decadencia.

    ¿Era mejor la sociedad medieval, con un acceso a la cultura súper restringido? ¿Sociedad rural y analfabeta?

    ¿Fue mejor la sociedad del siglo XX, testigo de dos guerras mundiales y el auge de los totalitarismos?

    Donde algunos ven decadencia, yo veo pluralidad, frescura, libertad… Veo la conquista de logros históricos (desde el acceso de la mujer al trabajo, hasta la democratización de la cultura o el reconocimiento de las minorías) que sólo han tenido lugar en esta “sociedad basura”.

    Los espacios del corazón son un medio más de entretenimiento. Y como tal hay que entenderlos. Analizar la sociedad desde ese punto de vista resulta un poco reduccionista, ¿no te parece?

    Un saludo y enhorabuena por el blog!!!!

  3. isap said,

    hola leo!!!
    gracias por el komentario!

    pues mira, yo pienso ke este tipo de espacios sí fomentan esta sociedad basura, sí kreo k desprecien el derecho fundamental a la intimidad, por ejemplo, kuando se permite y se fomenta ke alguien salga a la palestra a mostrar los mensajes de movil ke la novia de periko d los palotes le envió…ke paguen a alguien para kontar la infidelidad de su vecino…

    No m gusta este aspecto de nuestra sociedad, Leo , tú tienes la suerte, seguramente, de haber crecido rodeada de una cultura que no ve estos espacios, pero estoy segura de ke en la mayoria de los hogares españoles todavia hay una mujer k esta todo el dia encerrada en kasa, y, kizá para sentirse akompañada, encienda la tele. Después de estar viendo kuatro horas la television mas entretenida y mas abundante, ke hoy por hoy parece ser k es esa, inevitablemente eso le parece lo normal, y muchas personas no se paran a pensar si lo normal es lo korrecto. Además de ser kontagioso este tipo de actitud, la educacion k recibiran sus hijos será coherente a este tipo de komoprtamiento. Ya no sólo es eso, es ke si la madre (o el padre) o la hermana o el hermano, esta viendo este tipo d programa, el niño en pleno desarrollo tambien lo ve, y kuando llegue al kolegio lo mas normal e interesante será kritikar la falda de la persona ke hay sentada a su lado.
    Creo ke la television se ha convertido en otro tipo de socializacion, a parte de la familia y de los amigos, y k sí influye en la sociedad a la vez k es reflejo d ella.

    Sí m parece esta sociedad muxo mejor k la de la edad media, pero no hubieramos evolucionado nada desde entonces si en akella epoka no hubiera habido alguien k se diera kuenta de sus fallos, kritikara a su sociedad e intentara kambiarla. Un modo mas de entretenimiento en el imperio romano era exar un gladiador a los leones, y no por eso ese modo de entretenimiento es admisible.

  4. Leo said,

    HOla!

    Aquí estoy de nuevo.

    Dios mío Isa cuantas K!!! :-O

    BUeno, a lo que iba. Supongo que a veces soy excesivamente “posmoderna”…

    Te doy la razón en que habrá gente que se pasa el día delante de salsa rosa y cía, por eso lo que hay que hacer para que esos espacios de entretenimiento no sean la única ventana al mundo de algunas personas (como tú decías, amas de casa X o niños con una escasa formación) es apostar por la cultura y la formación. Sé que suena a topicazo, a argumento manido y repetitivo, pero creo que ésa es la clave.

    Y el primer paso (por aquello de empezar la casa por los cimientos) es consolidar un buen sistema educativo y rehacer el actual, que ese sí que es pelín basura.

    Discutí en su momento esto en este post “Supensos, mediocridad y analfabetismo en la universidad española” ( http://cienciaycomunicacion.blogspot.com/2005/09/supensos-mediocridad-y-analfabetismo.html ).

    Como tuvo más polémica de la que me imaginaba (17 comentarios!!!!!!!) publiqué la segunda parte, porque quizá en la primera me pasé un poco.”Supensos, mediocridad y analfabetismo en la universidad española (II parte)” http://cienciaycomunicacion.blogspot.com/2005/10/suspensos-mediocridad-y-analfabetismo.html

    BYe!

  5. ergo sum said,

    (EN REFERENCIA AL PRIMER COMENTARIO DE LEO)

    Cuanta decadencia en la decadencia…, curiosa contradicción porque desde su posición hace crítica decadente de la decadencia, y no de nuestro tiempo, de la historia entera. ¡Qué decadente y reduccionista!

    “Que a lo largo de la historia, SIEMPRE se ha descrito a la sociedad del momento como una sociedad crítica, en decadencia”, cito copiadaypegádamente. Quizá porque las mentes de aquellos vislumbraban mundos mejores.

    Además, quizá el motor de la historia sea la crítica de la decadencia… Las sufragistas lucharon contra la decadencia, y las minorías hasta murieron por sus ideas para cambiar esa decadencia que percibían. Qué sería del voto femenino sin las mujeres que no se conformaron viendo como sus maridos gozaban del derecho a votar por primera vez. Ellas aspiraron a algo más.
    Inconformismo, crítica social y lo que usted llama visión decadente, se me antojan muy parecidas.

    Quizá Hegel -el rey en reduccionismos lógicos de la Historia- nos puede aclarar una cosa: ¿es mejor la crítica sagaz porque la insatisfacción mueve el mundo o la inacción que provoca la feliz inconsciencia, o tal vez la dulce e inocente mirada del que satisfecho de sus logros no se propone nuevas metas y le basta con mirarse el ombligo? ¿Es preferible sentir como el apetito se apaga o buscar cómo y qué cenar? Jejejeje!, cantando el FIN De La Historia (véase Hegel) No hará Historia, señor/a Leo.

    Puestos a jugar a los reduccionismos -CREO que pensar es SIEMPRE reducir la realidad-; entonces CREO que QUIZÁ SUPONDRÉ (cláusulas que me cubren las espaldas de reduccionismo por tratarse de proposiciones lógicas hipotéticas), que en todas las épocas los jóvenes ven maduritos decadentes y tratan de cambiar el mundo, mientras los maduritos se miran el ombligo, y los viejos ven decadencia hasta en el reino vegetal. Así que le echaré 40 años de espíritu señor/a Leo. ¿Me equivoco?

    Pero en honor a la verdad, diré que tiene usted un don: escribe muy bien, la forma es perfecta, fresca y me encanta el in crescendo que adopta. Un principio ligero y una subida de tono con final inquisitivo (entre inseguro y abierto al diálogo), para acabar a lo Braveheart (¡pluralidad, frescura y libertad!). Podría promover una revolución bajo ese lema si no fuese usted tan conformista. Aunque, en mi opinión, el ligero excurso final está de más.

    “Los conformistas que no defienden sus derechos sólo podrán ser libres por los esfuerzos de personas mucho mejores que ellas”. No lo digo yo, lo dice J. S. Mill.

    Lamento que mi retórica no esté a la altura y espero que mi lógica sí. Un amable saludo a la espera de réplica.

  6. Leo said,

    Muy buena la réplica de ergo sum, una pena que la haya leído tan tarde… Trataré de matizar algunas cuestiones. Por cierto, es la primera vez que me echan tantos años encima…😦

    Mi primera intervención, más que conformista, yo la tildaría como optimista, como una puerta abierta a la esperanza, lo que creo que no implica la inacción. Es decir, que desde el optimismo también se puede luchar por mejorar a la sociedad; ahora bien, quizá se trate de una lucha menos amarga que la planteada desde la desazón del que piensa que todo está perdido. El optimismo no es una postura absolutista y acabada, al menos yo no la concibo así…

    Que no creo en el “fin de la historia” es algo que pone en evidencia (bueno, eso pensaba) mi segundo comentario cuando planteo que la verdadera crisis del momento está precisamente en uno de los pilares -acaso el más importante de todos- sobre los que se construye nuestra sociedad: la educación y por ende la cultura.

    Por lo tanto, no puedo creer que el sistema capitalista es ideal y absoluto (como planteaba de manera bastante conservadora Fukuyama) cuando uno de sus pilares básicos está carcomido, entre otras razones, por las nefastas políticas públicas que se han llevado a cabo en esa materia.

    En este punto, se abren numerosas vías de crítica al sistema capitalista, aunque creo que esta cuestión merece un nuevo post…

    De todas formas, cuando señalé que el estado de nuestra sociedad no es tan catastrófico como se planteaba en el artículo sobre la telebasura, no quise en ningún momento alinearme con las tesis neoliberales de Fukuyama… Que la sociedad no esté tan mal (y a los hechos que enumero en ese primer post me remito), no implica necesariamente que esa misma sociedad sea perfecta, una estructura ideal y acabada.

    Espero haber aclarado algo más mi postura…

    Un saludo!

    Leo

    Fdo. Una joven menor de 30


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: